Mejores empleos: una nueva cultura salarial

A finales del año pasado, el Consejo de representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), anunciaba que para el 1 de enero del 2019 el salario mínimo sería de 102.68 pesos diarios.

Pese a que la noticia fue bien recibida por gran parte de los sectores sociales que buscaban generar mejores empleos para los colaboradores, sin embargo, este ajuste de los pagos aún parecer ser insuficiente para solventar la Línea de Bienestar Personal fijada por la Coneval.

Actualmente, gran parte de la población económicamente activa del país gana apenas los suficiente para solventar sus necesidades básicas, recurriendo muchas veces a prácticas como el comercio informal para complementar sus finanzas.

La necesidad de una nueva cultura salarial

Los constantes aumentos de algunos productos de la canasta básica han puesto de manifiesto que el salario mínimo que actualmente se percibe no es suficiente, y que por supuesto, la necesidad de mejores empleos es urgente.

Frente a este contexto ha llegado el momento de asumir el compromiso de generar en conjunto las condiciones necesarias para que más mexicanos tengan acceso a oportunidades de crecimiento, así como estabilidad laboral y económica.

De acuerdo con cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el ingreso promedio de los trabajadores es de 6 mil 307 pesos mensuales, los cuales parecieran ser insuficientes para solventar todos los gastos de una familia.

Sumado a este punto, aparece el tema del empleo informal, el cual se ha presentado como un recurso altamente utilizado que les permite a las personas obtener un ingreso extra, sin embargo, este modelo de negocio se presenta como un arma de doble filo.

Por un lado, agrega ganancias a las familias mexicanas, pero por el otro, resta de las contribuciones a las finanzas nacionales, así como dejar desprovistos de las prestaciones de ley a quienes lo ejercen.

Para el 2018, según datos del INEGI, 6 de cada 10 trabajadores en el país se encontraban en la informalidad, sin derecho a vacaciones, aguinaldo o acceso a una institución de salud.

En ese mismo sentido, la informalidad merma una ganancia al país, ya que de cada 100 pesos que se producen en México, 23 provienen de actividades no reguladas.

Mejores empleos, la solución

Hoy día es innegable que nuestro país necesita generar condiciones que faciliten la creación de mejores empleos para la población; empleos que se ajusten a la nueva cultura salarial que permita a los trabajadores cubrir todos sus gastos, así como tener acceso a oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Lamentablemente, la actual administración, así como las anteriores, no ha logrado concretar los esfuerzos que buscan que las condiciones laborales para la población sean más justas y, por ende, ya no podemos esperar que los gobiernos resuelvan todo.

Es momento para que empresarios, sociedad civil y autoridades puedan trabajar en conjunto creando las oportunidades para que cada vez un mayor número de personas puedan acceder a empleos dignos con sueldos competitivos que les permitan sentirse plenos con sus trabajaos.

Actualmente los trabajos ya se han comenzado con la nueva alza al salario mínimo a inicios del 2019. Recientemente, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció que abría un aumento salarial para los trabajadores de su instancia.

Si cada empresario, desde su trinchera, comienza a crear mejores empleos con un salario digno, así como entornos saludables para sus empleados, el cambio que nuestro México necesita estará cada vez más cerca.

https://coparmex.org.mx/nueva-cultura-salarial-primer-logro-historico/

https://www.milenio.com/politica/sheinbaum-promete-aumento-a-trabajadores-de-la-cdmx

http://salariominimo.com.mx/salario-minimo-2019/

http://www.stps.gob.mx/gobmx/estadisticas/pdf/perfiles/perfil%20nacional.pdf

https://www.eleconomista.com.mx/empresas/6-de-cada-10-trabajadores-son-informales-y-generan-el-22.7-del-PIB-de-Mexico-20181217-0053.html

Educación y familia: la importancia de sus roles

Educación y familia son dos conceptos que actualmente pueden concebirse como parte de una relación equitativa y complementaria, la cual nutre y fortalece a la sociedad desde sus bases.

Algo que es innegable es que el contexto actual manifiesta diversas problemáticas que hieren y dañan al tejido social, sin embargo, muchas de ellas podrían solucionarse con base en una educación adecuada.

Ahora bien, en este caso no estamos hablando de un sistema de materias que brinde las herramientas necesarias para el desarrollo pleno a futuro como profesionistas, más bien, nos referimos a un esquema de conductas y valores que establezcan los cimientos de un México mejor para todos.

Educación y familia

Sabemos que cuando alguien menciona la palabra ‘educación’ es inevitable dirigir el pensamiento a las colegios y escuelas, los cuales son las instituciones encargadas de aportar a los niños y jóvenes los conocimientos requeridos para su crecimiento intelectual.

Sin embargo, es en el núcleo familiar donde los individuos reciben y aprenden las bases de comportamiento en sociedad. Es allí donde los padres deben inculcar en sus hijos valores que, con el paso de los años, les ayuden a forjar carácter y conductas positivas.

La educación y la familia no pueden aportar al crecimiento de los individuos de manera aislada, por el contrario, se complementan.

El trabajo en equipo, la honestidad, ser íntegros, tolerantes, la búsqueda del bien común; todo este listado representa algunos de los valores y conductas que nuestros hogares deberían implementar en los más pequeños cuando inician su desarrollo.

Cuántos de los problemas sociales que aquejan al país podrían encontrar una ventana de oportunidad si desde casa los padres enseñaran y grabaran patrones de conducta que incentivaran a los niños y niñas a ser mejores hijos, estudiantes, compañeros y, a futuro, ciudadanos.

Y es que educación y familia son pilares fundamentales de las sociedades contemporáneas, por lo que es una realidad que, si deseamos que exista un cambio en la mentalidad de las personas, es necesario que podamos comenzar desde nuestros hogares e inculcar en las nuevas generaciones una mentalidad diferente.

Un proyecto a futuro

Hoy día, nuestro país atraviesa un contexto de cambios que a muchos llenan de incertidumbre. La apuesta de este nuevo ciclo para México apunta a cambiar la mentalidad de las personas y buscar el bien común, sin embargo, esto no puede suceder de la noche a la mañana, lamentablemente cambiar el chip de los adultos es un poco más complicado, más no imposible.

Nunca es tarde para empezar, y si desde hoy comenzamos a promover principios que apelen la a integridad, la cooperación, el respeto y el esfuerzo para construir el bien común, en los más pequeños, estaremos realizando un gran aporte al futuro del país.

La educación y familia se convierten ahora en elementos que no se deben descuidar. Los padres necesitamos asumir el compromiso y la responsabilidad de educar a nuestros hijos bajo valores que ayuden a la construcción de un país mejor para que, conforme vayan creciendo, ellos puedan reflejar esto en los contextos sociales donde se desenvuelvan.

El núcleo familiar no puede depositar toda la responsabilidad del cambio a las autoridades, es necesario que todos aportemos desde nuestras posibilidades. Basta de quedarse en la indiferencia, es momento de que el cambio lo generemos nosotros.

El valor de la participación ciudadana con ética

México es una nación rica en costumbres, tradiciones, culturas, ideologías y formas de ver el mundo, y cada una de ellas nutre la pluralidad que conforma a nuestra sociedad.

Aunque muchas personas ven en la diferencia un obstáculo para el progreso, es justo ahí donde encontramos una ventana de oportunidad para que los diferentes sectores que conforman a la población puedan involucrarse en diversos temas a través de la participación ciudadana.

¿Por qué actualmente este término se ha vuelto parte fundamental de acontecer diario del país, así como del discurso político?

Y es que hoy día la democracia no podría entenderse sin este concepto, el cual evoca la necesidad de que toda la sociedad pueda inmiscuirse de forma proactiva y reactiva en los diferentes temes y acontecimientos que conciernen y afectan a todos.

Participación ciudadana ética y cívica

La democracia actual ya no puede entenderse únicamente como la acción de votar en tiempos electorales, el contexto actual requiere y exige una que este sistema de gobierno sea representativo y participativo.

La sociedad ya no puede quedarse cruzada de brazos esperando que las autoridades propongan y realicen las soluciones que el necesitan los problemas de México, sino que ha llegado el momento de apelar a la participación ciudadana ética y cívica.

En primer lugar, se requiere que los ciudadanos tengamos un panorama más amplio de las cosas que suceden en el país, esto mediante la búsqueda de varias fuentes informativas que nos ayuden a tener una visión más completa del contexto político, económico y social.

Una vez conociendo cuáles son los problemas que enfrentamos, es necesario que la participación ciudadana pueda realizarse mediante la organización colectiva y la elaboración de propuestas inclusivas y que se circunscriban dentro del Estado de Derecho, apelando siempre al bien común.

De lo particular a lo general

Algo que también es muy cierto es que la organización no es sencilla, la pluralidad de ideas y perspectivas tiende a generar el choque de ideologías, sin embargo, esto es necesario para llegar a la cohesión.

La clave para que la participación ciudadana pueda llegar a su cometido, es olvidar los intereses particulares y pensar en el bien de todos, de este modo, el acuerdo colectivo se nutrirá de todas las perspectivas sin perder de vista el fin único.

Si las personas comienzan a organizarse para resolver los problemas, en primer lugar, de su entorno más cercano, poco a poco se podrá ir generando sinergia que contagie a más ciudadanos, logrando que los cambios necesarios comiencen en y por nosotros.

Llegó el momento de dejar a un lado la indiferencia y permitir que otros decidan por nosotros, mediante el involucramiento informado y la propuesta de acciones que apelen a el bienestar general de la población, la sociedad cada día tendrá una mayor injerencia dentro de las políticas que rigen al país.

“La unión hace la fuerza”, y sí todos nos deshacemos del egoísmo y comenzamos a pensar en el bienestar de todos, el México que queremos y necesitamos llegará poco a poco.

Permitamos que la participación ciudadana sea una filosofía que cada día contagie a más personas y esta sea la que genere los cambios positivos que el país y sus habitantes merecen.

MiPyMEs: la fuerza de México

Al día de hoy, una de las urgencias más grandes que tiene nuestro país, es la necesidad de impulsar su economía y generar empleos dignos para la población mexicana.

Después de haber terminado la primera década de los años 2000, las Micro, Pequeñas y Medianas empresas (MiPyMEs) comenzaron a convertirse en el que quizá sea el eslabón más fuerte e importante de la economía en México, gracias al gran aporte que realizan a la sociedad.

MiPyMEs en México: Un primer acercamiento

Hablando en cifras, el papel de las MiPyMEs en México ha sido realmente fundamental para que la estabilidad de la economía del país se mantenga firme e incluso haya crecido.

De acuerdo con el último informe de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las Micro, Pequeñas y Medianas empresas están generando el 52% del Producto Interno Bruto del país.

Es decir, poco más de 598 mil millones de dólares son generados por estas entidades, y no sólo eso, sino que son la fuente de empleo de millones de mexicanos a lo largo y ancho de la república.

Actualmente, las MiPyMEs en México también son generadoras del 72% del empleo formal, en términos formales, más de 38 millones de habitantes del país cuentan con un empleo formal gracias a las oportunidades generadas por estos modelos de negocio.

Retos y oportunidades

Pese a que estas empresas han probado ser uno de los pilares que sostienen la economía nacional, la realidad es que hoy día están enfrentando diversos retos que aún frenan el avance y progreso de las mismas.

Recientemente, la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor fue uno de los golpes más duros para varios proyectos que estaban gestándose, aunque los apoyos seguirán corriendo ahora directamente por parte de la Secretaría de Economía.

Por otro lado, y a nivel operacional, los roles de género también se presentan como un reto y al mismo tiempo como una oportunidad.

De acuerdo con información de la Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa, el 31% de las Pymes en México ya son dirigidas por personas del sexo femenino, y aunque esto habla de un avance, aún hay mucho por hacer para garantizar el acceso a las oportunidades de trabajos directivos, así como el acoso y seguridad de las mismas.

Hoy día, el país cuenta con más de 4 millones de entidades económicas, de las cuales el 97% son microempresas, aunque esta cifra es grande, lo ideal es que estos negocios puedan evolucionar y seguir creciendo con el fin de ofrecer más y mejores oportunidades de empleo digno a los mexicanos.

Aunque el contexto pareciera adverso, las Pymes en México han tenido un crecimiento durante los últimos años, y prueba de ello son los números que proyectan en generación de trabajos y aporte al PIB.

Es innegable el hecho de que las las MiPyMEs en México están aportando en gran medida un beneficio para el país y sus habitantes, y será necesario que empresarios, autoridades y sociedad comiencen a generar políticas y entornos propicios para que más empresas puedan nacer y seguir fortaleciendo a la economía de la nación.

https://www.condusef.gob.mx/Revista/index.php/usuario-inteligente/educacion-financiera/492-pymes

http://www.centrogdl.com/a/que-son-las-mipymes-y-su-evolucion

https://www.inadem.gob.mx/las-mipyme-en-mexico-retos-y-oportunidades/

http://datatopics.worldbank.org/world-development-indicators/

https://www.merca20.com/poblacion-economicamente-activa-y-el-salario-minimo-en-mexico/

https://www.liderempresarial.com/lo-que-necesitas-saber-de-las-mipymes-mexicanas/

https://www.milenio.com/politica/diputados-avalan-desaparicion-del-instituto-del-emprendedor

https://blog.bind.com.mx/un-vistazo-al-panorama-general-de-las-pymes-en-mexico