Empresas incluyentes. Lo medianamente no existe.

En los últimos años, se ha abordado el tema de inclusión como una forma de conectar a las personas sin importar sus diferencias, es decir, tomando en cuenta las capacidades de cada colaborador. Sin embargo, en algunos casos, este tema no ha sido explorado en su totalidad y al hablar del tema de inclusión, se considera como sinónimo de contratación a un género en específico. Por ello, es importante definir la importancia de la inclusión, en qué consiste y de qué manera las empresas pueden contribuir para generar una sociedad más unida.

Por mucho tiempo el término incluyente, era desconocido. Los procesos de reclutamiento se basaban en los requisitos que cada puesto necesitaba, aunque en ocasiones, no se dejaba de lado preferencias o referencias que hacían la toma de decisión influenciada en esto último y no en las capacidades y aptitudes. Hoy en día el mundo laboral comienza a cambiar, y son los mismos líderes de las empresas que han puesto el ejemplo. En el contexto social en el que nos desenvolvemos, es común encontrar compañías que se autodenominan como incluyentes, corporaciones en las que su plantilla de colaboradores, es predominada por el género femenino y altas direcciones, es importante reconocer que el género, no hace a las personas, y que una persona comprometida, apasionada, trabajadora y reconocida por su labor, puede aportar en el logro de objetivos. Aunque en este camino se ha avanzado, aún falta mucho por hacer, disminuir brechas salariales entre hombres y mujeres y guiar a las empresas que faltan por sumarse.  Aunque lo anterior mencionado es importante, es el ejemplo más claro y común de inclusión en las empresas que conocemos actualmente, lo ideal sería no abordar este tema como una decisión inclusiva, sin embargo es una de las múltiples  formas de hablar de inclusión.

Lo medianamente no existe, eres o no eres. Tu empresa es inclusiva porque celebra la diversidad, las distintas formas de pensar y de ser, y porque respeta la dignidad de la persona, tomando en cuenta que todos, tenemos deseos de superarnos y que las oportunidades, son las que nos ayudan a conocer lo que somos capaces de lograr. La inclusión tiene una gran cantidad de caminos, va más allá de contrataciones por género, es innovar y adaptarse a las condiciones bajo las que cualquier persona viva. Forma parte de la empatía y la subsidiariedad, estar conscientes que no nacemos con las mismas oportunidades, capacidades y aún con todo ello, podemos lograr en conjunto realizar un gran trabajo. Esto nos lleva a un buen liderazgo, tomar en cuenta las habilidades y facilidades que cada miembro del equipo posee y que sirvan de apoyo para las debilidades de otro miembro. En conjunto, pueden crecer.

Es importante aperturar  la mente cuando de inclusión hablamos, ya que existen situaciones que desde nuestra trinchera no hemos vivido o conocido, pero eso no significa que no ocurra en la vida de otros. Hay que trabajar en erradicar el pensamiento que inclusión es sinónimo de contratación a personal femenino, esto va más allá, como el grado de oportunidad que tiene este personal femenino contratado de hacer una carrera en la empresa y aspirar a puestos directivos o de toma de decisiones, se encamina a la contratación de personas con discapacidades y ser aptos para que este sector, pueda desempeñar sus tareas con apoyo y herramientas que la empresa les facilite para su desempeño, la inclusión se dirige al trabajo en conjunto sin importar educación, género, edad, preferencias, estado de salud,  estado civil o planes de vida personales, como lo hemos mencionado anteriormente, la inclusión es una fiel celebración de la diversidad humana.

0 respuestas

Deja una respuesta

¿Quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.