Paradigmas de la Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto muy amplio, que busca describir las acciones y esfuerzos que realiza una organización, con la finalidad de tener un impacto positivo en su entorno.

Durante los últimos años, la RSE se ha convertido en un tema mundial, el cual ha adquirido mucho auge, instalándose en la agenda de la mayoría de los gobiernos, de las empresas y de la sociedad civil.

Pero, ¿por qué la RSE ha adquirido tanta fuerza? El acceso que tenemos a una cantidad de información inimaginable ha derivado en que la ciudadanía sea más demandante y exija, a las empresas, comprometerse a devolver al planeta, un poco de lo que le quitamos diariamente con nuestras acciones.

Sin embargo, en ese camino de construcción de un desarrollo sostenible para todos, en diversas ocasiones se pierde de vista la importancia de adoptar la RSE, como una forma de gestión integral, en la cual, realmente se trabaje por perdurar a lo largo del tiempo, sin agotar los recursos a los que tienen derecho las siguientes generaciones.

Por ello, es de vital importancia entender que, la Responsabilidad Social Empresarial, hace referencia a situaciones donde la empresa se compromete y cumple acciones que favorecen el bien social, más allá de los intereses de la empresa y principalmente, más allá de la normatividad vigente.

Además, es necesario comprender que la RSE no es una acción filantrópica que realizan las grandes corporaciones para deducir impuestos, sino que se trata de una estrategia integral, cuyo objetivo principal es impactar positivamente a los diversos grupos de interés, desde los clientes y colaboradores, pasando por los gobiernos, los inversionistas y accionistas, los distribuidores y proveedores, hasta llegar a la competencia, la comunidad y las generaciones futuras, entendiendo que sólo construyendo una fuerte cadena de valor dentro de la empresa, se logrará ser rentable con el paso de los años.

Por otro lado, también es necesario eliminar el paradigma de que la RSE únicamente aborda los temas verdes y medioambientales, pues cuando una empresa realmente opera con un enfoque de Responsabilidad Social, buscarán marcar nuevos estándares para su industria y para el sector corporativo en general, dejando de lado las acciones aisladas con matices simplemente sociales o encaminadas a mejorar su reputación, y buscarán diseñar e implementar, una planeación estratégica que los beneficie en temas sociales, económicos y ambientales, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

En resumen, es importante eliminar los paradigmas que dictan que la Responsabilidad Social Empresarial, únicamente es viable para empresas con grandes ventas, o que es sinónimo de marketing con causa; una moda pasajera o acciones que se reducen a filantropía. También será necesario eliminar las creencias que señalan que la RSE es un gasto para la empresa, que no es efectiva o que es muy costosa para las pequeñas y medianas empresas.

Por el contrario, con el objetivo de que siga tomando fuerza en el mundo, y cada vez más personas y empresas, de todos tamaños, la implementen como parte de su filosofía y su ADN, será necesario reforzar que la RSE sí es un sistema de gestión integral, que permite, a las empresas, implementar políticas y estrategias que contribuyan al fortalecimiento de su cadena de valor.

Finalmente, valdrá la pena recordar que la RSE permite evaluar los riesgos, oportunidades e impactos en temas sociales, económicos y ambientales, con cada uno de sus grupos de interés, con el objetivo de garantizar su rentabilidad a lo largo del tiempo.

0 respuestas

Deja una respuesta

¿Quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.