No todo está perdido: los empresarios

La realidad detrás de la caída de la economía en el primer trimestre del año está cargada de dramatismo. Las empresas tenemos cada día mayor dificultad para encontrar nuevos clientes lo que impacta directamente en nuestros ingresos.

Como empresarias y empresarios tenemos que aprender a ser más eficientes, pero llega el momento en que dicha eficiencia se topa con el dilema de que los ingresos ya no alcanzan a cubrir los egresos mínimos para operar. A partir de este momento la única forma de continuar, es reducir lo más preciado de una empresa: su capital humano…

El empleo es algo extraordinario, es la oportunidad que tienen las personas, nuestros colaboradores, para desarrollar sus potencialidades, su creatividad, su esfuerzo y recibir una retribución económica justa, lo cual le hace más digno y le permite crecer como persona. Con este ingreso le da de comer a su familia, cuida la salud, ofrece oportunidades educativas y de recreación etc.

Los empresarios que entendemos esto, sabemos que el salario digno y justo es sagrado y al mismo tiempo nos motiva a buscar nuevas oportunidades. En entornos como el que estamos viviendo, lo que más nos duele es ponernos ante este terrible dilema de si continuar endeudando la empresa hasta que llegue el momento de cerrar y perder todos los empleos o dolorosamente despedir a algunos para poder continuar. Hay quien pensará que es una simple decisión binaria, pero los que lo piensan así no entienden la vocación empresarial.

Hoy, faltando medio mes para que concluya el segundo trimestre de este año 2020, -el cual pasará a ser un hito en la historia de la humanidad-, se habla ya de una caída de la economía de 2 dígitos, una pérdida de 1 millón de empleos formales y una pérdida del ingreso de al menos 12 millones de personas.

Madres y padres de familia llegan diariamente a su casa con angustia, con temor, pero sobre todo tristeza de no poder satisfacer ni las necesidades más básicas de alimentación de los suyos, dejando muy atrás otro tipo de necesidades…

Con ese espíritu como empresarios y desde COPARMEX, nos hemos sumado a iniciativas de la sociedad civil como DonaDespensas.com, para primero resolver las necesidades del corto plazo. Al mismo tiempo no hemos dejado de exigir al gobierno en turno que esté a la altura de las circunstancias: primero le pedimos implementar el #SalarioSolidario, sonaron los grillos… y ahora le presentamos otras opciones #RemediosSolidarios, vacuna contra el desempleo. ¿Será que estamos buscando en el agua en el desierto? Pues aunque sea así, la vamos a encontrar.

Hoy por hoy seguimos sin saber si el gobierno asumirá el líderazgo mínimo que le corresponde, pero ante su silencio culpable la respuesta de los empresarios es: “A lo que sigue, sabemos que no contamos contigo”.

El mensaje a nuestros colaboradores y a la sociedad civil es: “No todo está perdido y como en muchos otros momentos nuestra creatividad y nuestra solidaridad nos sacarán adelante”.

 

Rosa Marta Abascal Olascoaga

Presidente Comité Incidencia Digital

Consejera Nacional
@rmabascal