La efectividad en tiempos de COVID-19

Después de estar viviendo alrededor de 5 meses de cuarentena, ha sido necesario crear nuevos métodos de trabajo que no detengan el desarrollo, así como ajustes para crear entornos adaptables para los colaboradores; y es en este contexto donde destaca un factor clave en el éxito de las empresas: la efectividad.

Continuar con un alto nivel de desempeño en cada área de un negocio es fundamental para seguir a flote en esta época, es por esto que las empresas buscan diversos procesos y métodos para ajustar la manera de trabajar y obtener el mejor desempeño de todas las personas que participan dentro de ellas.

La efectividad es un resultado de diversas acciones ejecutadas en tiempo y forma, las cuales pueden ir desde el ser proactivos a cada tarea o proyecto, hasta apoyar a diversas áreas teniendo el foco de toda acción en el cliente.

Este resultado no puede llegar por sí solo, en tiempos donde la comunicación es completamente virtual, los equipos de trabajo deben de desarrollar la capacidad de adaptar cada recurso hacia la satisfacción del cliente.

Para las empresas el mantener a los clientes contentos es muy importante, pero al mismo tiempo se preocupan por la estabilidad emocional de sus colaboradores, sabiendo que el asentamiento laboral durante la cuarentena podría convertirse en un problema muy grave que afectaría la efectividad y desempeño de los colaboradores.

El estado de ánimo puede jugar un papel importante para la mentalidad de las personas, por ello es necesario conocer algunos puntos que nos ayuden a brindar a todo el equipo de trabajo las herramientas necesarias para seguir manteniendo su efectividad:

  • Compromiso

Si deseamos mantener la efectividad dentro de la operación de las empresas, no debemos permitir que las tareas laborales se ejecuten de manera mecánica, siempre debe de existir el compromiso de cada colaborador en sus tareas.

Estar comprometido significa que podemos asegurar que cada persona dará la mejor versión de su trabajo y eso es alfo que debemos transmitir mediante el ejemplo desde los puestos más altos.

  • Delimitar tiempos

Con la situación social que representa la pandemia los horarios han sido modificados para que todas las necesidades primarias de las personas sean suplidas, tales como los tiempos de comer y dormir.

Así mismo, las empresas deben preocuparse en marcar tiempos de trabajo, de entregas, de reuniones, de integración, y también de descanso; estas prácticas tendrán un beneficio en todos los integrantes, logrando establecer espacios de rutina que permitan alcanzar la efectividad en cada ejecución.

  • Interacción entre el equipo

Hoy más que nunca todas las actividades de ‘team-building’ son más necesarias e importantes, esto permitirá tener al equipo conectado, además de generar una mayor interacción, misma que se tenía de manera presencial.

Con estas actividades, aseguramos estar atentos e interesados en el mismo tema o tarea, haciendo que todos juntos dirijamos esfuerzos colectivos hacia el mismo fin.

  • Hacer partícipe en todos los resultados

Somos parte de un todo en las empresas, sabemos que cada engrane o cable forma parte necesaria del desarrollo y del éxito de las empresas, ocuparnos por hacer partícipes a nuestros colaboradores de todos los niveles es una fórmula comprobada de obtener siempre la mayor efectividad de cada persona.

No cabe duda de que han sido meses complejos, pero gracias a la colaboración de miles de mexicanos que, quedándose en casa, respetando las indicaciones médicas y esforzándose por dar lo mejor de sí, han evitado que la pandemia nos derrumbe.

Hoy día, el trabajo es una gran bendición y tanto dueños como colaboradores necesitamos incentivar la productividad en nuestros centros laborales, para que muy pronto podamos ponernos nuevamente de pie.