El agradecimiento como estrategia efectiva para la solución de crisis.

A principios de marzo de 2020 una noticia comenzaba a hacer ruido en todo el mundo, se avecinaba una pandemia que no sólo afectaría la salud de la población, también cambiaría el estilo de vida que hasta ese momento conocíamos.

¿Cómo eran los días antes de la llegada del COVID-19?, ¿lo recuerdas?, quizá te levantabas temprano, hacías un poco de ejercicio, llevabas a tus hijos a la escuela y te ibas a la oficina o tu negocio, trabajabas en tus pendientes y volvías a casa a convivir con tu familia.

Sin embargo, eso cambió hemos estado encerrados más de medio año, con los hijos en casa estudiando y aprendiendo de manera virtual, largas juntas por Zoom, la incertidumbre de qué pasará con tu empresa y tus trabajadores.

Y ahora ellos han demostrado ser el pilar más importante para tu negocio, pues a pesar de que todos estamos en un momento complicado, no han bajado la guardia y siguen esforzándose todos los días por mejorar los resultados.

Por esa razón es importante agradecer a tus colaboradores por ayudarte a seguir manteniendo tu compañía a flote, por no dejarla caer y por la empatía que han tenido contigo, y quizá una manera de gratificarles ese apoyo sea generando incentivos económicos o con algún tipo de prestación.

Agradecimiento: solución de crisis

Sabemos que ha sido difícil, pero como líder, no puedes olvidar que agradecer a tus empleados es necesario en esta temporada padémica. ¿Cómo puedes reforzar ese agradecimiento?

Sabemos que la economía es incierta en este momento, pero si está dentro de tus posibilidades ayuda a tus empleados con un bono mensual para pagar los insumos que está utilizando en su hogar, por ejemplo, la luz o internet, ya que es una herramienta indispensable para el trabajo que desempeña en tu compañía.

Y si alguno de tus colaboradores tiene la necesidad de asistir a la oficina puedes proporcionarles los aditamentos necesarios para su cuidado, como cubrebocas, caretas, gel, desinfectante y todas las medidas de higiene para su cuidado.

Si no te es posible dar incentivos económicos, podrías generar métodos que motiven a los empleados a seguir trabajando constantemente, como actividades recreativas a la distancia.

Recuerda que home office no significa trabajar 24/7, respeta el tiempo que tus empleados, incentivalos a trabajar a sus horas, creen dinámicas que refuercen el trabajo en equipo aún a la distancia y recuerden que lo más importante para que todo fluya es la comunicación.