6 simples pasos para manejar el estrés y mantenerte sano.

Cuando llegas a niveles de cierta responsabilidad o te has lanzado a la aventura de emprender tu propio negocio, es común que el trabajo te consuma de tal modo que a la larga acabes comprometiendo tu salud. Por eso es conveniente considerar estos seis simples pasos para apostar a una vida más saludable y plena.

1 Valora tu trabajo

Al iniciar un negocio se puede caer en la tentación de aceptar todo aquello que se nos ofrezca incluso si es a riesgo de cobrar por debajo de lo que nos toca, vale o incluso hacerlo gratis. Si se trata de una situación ocasional cuyo pago sea conseguir un contrato mejor o mayor difusión, puedes hacerlo; pero sólo si estás seguro de obtener un beneficio. Si no es así, más vale esperar una oportunidad que haga lucir tu trabajo y no te genere estrés.

2 Descansa durante la jornada de trabajo

La pila de pendientes siempre parece creer a mayor velocidad que nuestra capacidad para lidiar con ellos, pero a veces, es la falta de descanso la que nos hace más lentos. Para trabajar con más concentración y seguir disfrutando tu labor es muy conveniente tomar media hora alejado del lugar de trabajo. Lo ideal es salir a caminar, ya sea para ir por un café o a comer, o simplemente disfrutar el paisaje, incluso el citadino ofrece sorpresas.

3 Duerme

Solemos pensar que sacrificar las horas de sueño es una manera de aprovechar mejor el tiempo, sin embargo, para el cuerpo es indispensable contar con un periodo de sueño de 7 a 8 horas seguidas. Al no hacerlo, las capacidades cognitivas se ven afectadas, no damos tiempo a que los niveles de cortisol (la hormona del estrés) bajen con las consecuencias a largo plazo como ganancia de peso y problemas de presión arterial, entre otras.

4 Haz ejercicio

El hacer ejercicio con regularidad trae beneficios para el cuerpo, ayudando no sólo a prevenir el aumentar el peso y todos los daños que pueden venir de ahí, sino que permite liberar endorfinas, que son las hormonas que nos hacen sentir contentos y liberar el estrés. El ejercicio extenuante en realidad no es más útil que jornadas cortas pero intensas, eso sí que se hacen con regularidad.

5 Delegar es la clave

Es muy fácil caer en la tentación de sentir que sólo nosotros hacemos bien las cosas, lo cual de entrada es falso. Si capacitamos adecuadamente a la gente y abrimos canales de comunicación, nuestros colaboradores crecerán y nuestro departamento o nuestro emprendimiento crecerá con ellos. Dicen por ahí que quien no es capaz de delegar, no es capaz de crear algo que se mantenga en el tiempo.

6 Sal de vacaciones

Si luego de un año no eres capaz de soltar tu trabajo por una semana, es probable que algo estés haciendo mal y necesitas volver al punto anterior. Delegar te permite tomar verdaderas vacaciones, las que son indispensables para regresar renovado, relajado y con nuevas ideas.